Seleccionar página

CARO PIZARRO

VOLVAMOS A ANDAR

Carolina Pizarro Donoso

Soy Carolina Pizarro Donoso, Trabajadora Social y funcionaria de Junaeb ¡¡hace casi 20 años!! Vengo de una familia de 5 hermanxs (yo soy la del medio), orgullosa de mis orígenes y feliz madre de Manuel.

Esto de ser representante, dirigenta, la verdad es parte de mi historia desde pequeña. Sin proponérmelo, asumía siempre roles de representación y defensa de otrxs.

El año 2010 me reencontré con esa vocación, iniciando el camino gremial en Junaeb como Presidenta de AFAEB en la Región Metropolitana. Con ese primer paso, se abrió un camino continuo, en el que formé parte de las directivas nacionales en cargos de Tesorera, Secretaria y actualmente como Presidenta Nacional desde el año 2018, cargo que ejerzo con mucho orgullo y entusiasmo.

Me mueve una profunda vocación de servicio y de búsqueda de justicia; tengo la convicción que los cambios y transformaciones sociales se juegan en lo cotidiano y en cada espacio en que nos desenvolvemos; que cada vez que luchamos por ser parte, ser escuchados y considerados, reclamamos por la igualdad y la dignidad que merecemos.

Creo que estamos aquí para cambiar el mundo, para construir ese futuro que anhelamos, y para ello es fundamental sabernos y movernos con otrxs, porque la vida es en comunidad, y nuestras luchas son colectivas.

¿Por qué debemos involucrarnos?

Tanto Chile como el mundo está experimentando cambios sin precedentes en la reciente historia de la humanidad: la participación real de la mujer en la vida pública y privada, la virtualidad como principal mecanismo de comunicación, la problemática climática, cambios socioculturales en la familia y en los barrios, entre muchas otras cosas a las que nos enfrentamos por primera vez como sociedad. En este contexto, el mundo del trabajo no es la excepción, menos aún, en el Estado.
La inmensa mayoría son empleos a contrata y honorarios, formas precarias que están sujetos a la voluntad de la autoridad de turno.
A pesar de lo anterior, poco se ha hecho desde el mundo sindical para ofrecer alternativas creativas y estructurales a un problema que no sólo afecta al mundo del trabajo, sino a la sociedad en su conjunto: un Estado precario es producto de un empleo precario. Sería cínico no reconocer que el mundo sindical ha sido parte importante en la construcción del actual escenario, tanto de sus luces como de sus sombras.

La ANEF que queremos

Necesitamos una ANEF que tenga carácter, que se la juegue por avanzar hacia transformaciones que tengan impacto cotidiano en la vida de las y los funcionarios y, sobre todo, que nos acompañe cuando estemos en problemas.

Queremos una ANEF creativa y con iniciativa.

Una ANEF donde sus dirigentes busquen constantemente esos lugares donde se discuten las grandes ideas y se den las peleas por nuestros salarios y condiciones de trabajo.

No más testimonios fotográficos, conversaciones que no dan frutos o acuerdos entre cuatro paredes.

Si somos dirigentes es para lograr cambios para nuestra gente, no para acumular fama propia ni hacerle favores a los Gobiernos de turno.

Hagamos de la ANEF un espacio de encuentro, uno en que no nos sintamos solas, uno que intente con propuestas y acciones concretas hacer realidad la idea de un trabajo digno y decente para todas y todos.

Prensa

 

Hacia un Sistema de Empleo Público Decente

Es un secreto a voces que durante las últimas décadas el concepto de “modernización” se utiliza para delegar funciones del Estado al mercado (proveedores privados) o para iniciar reestructuraciones que culminan generalmente con sobrecarga laboral, despidos o problemas psicosociales varios. La “modernización” siempre se ha traducido en una preocupación respecto del “servicio que entrega el Estado” pero se invisibilizan las condiciones laborales de las personas que deben llevarlo adelante. Debemos ofrecer una alternativa que permita “salir de la caja” y nos lleve a una dirección que nos cuide a nosotr@s en particular y a los servicios públicos en general.

Por lo mismo, queremos partir por proponer nuestro propio relato de modernización: la reforma y mejora del Estado debe, al mismo tiempo, garantizar un trabajo digno y decente a sus servidores públicos, con condiciones laborales que permitan el buen vivir, pero que también permitan y promuevan el desarrollo y realización de las personas.

Desde esta idea central es que creemos se debe avanzar hacia la construcción de un Sistema de Empleo Público Decente, que acompañe las diversas reformas que debe vivir el sistema público durante las próximas décadas. Sin una brújula de este tipo, que permita orientar todos los quehaceres de nuestras acciones, no superaremos el papel simplemente testimonial o reactivo, sin posibilidades de proponer e incidir.

1. Incidencia

Uno de los déficit más evidentes de la ANEF los últimos años ha sido su bajo nivel de incidencia en políticas públicas relacionadas a materias de Empleo Público y Estado. Queremos ser un actor protagonista en las discusiones legislativas al respecto y las reformas que proponga el poder Ejecutivo. Para ello proponemos, entre otras medidas, la creación de un Observatorio de Políticas Públicas ANEF, que permita llevar adelante esta tarea y levantar información actualizada, además de una comisión legislativa que monitoree e impulse la creación de propuestas de leyes.

2. Participación

El nuevo Chile en el que convivimos requiere de una participación activa de las personas, y ANEF debe abrir sus puertas de par en par a la participación funcionaria, implementando nuevas estrategias y mecanismos de consulta, opinión y propuestas de manera más cercana y directa, a través de sus asociaciones. Por ello proponemos, entre otras cosas, la creación de Boletines Informativos periódicos que den cuenta de las labores de ANEF, recursos para proyectos e iniciativas de bases sindicales, la reforma de los Estatutos ANEF para adecuarlos a los desafíos y tecnologías de hoy.

3. Género y Diversidades.

Los servicios públicos han entendido las problemáticas de género solamente desde la discriminación hacia la mujer, pero el problema de género es el problema de las discriminaciones. La labor urgente es visibilizar y otorgar espacios de participación y desarrollo tanto a la mujer como a las diversidades sexuales y de capacidades. Trabajaremos interdisciplinariamente para disminuir la brecha en el acceso a cargos directivos, puestos de trabajo y a labores “de hombres” que hemos vivido mujeres y diversidades. Para ello es necesario trabajar con el Servicio Civil a fin de asegurar la participación laboral y gremial, crear políticas de relaciones laborales y realizar auditorías que velen por la igualdad de oportunidades de género y diversidades. Nos vincularemos con actores claves y movimientos sociales LGBTIQ+, feministas, de hombres antipatriarcales y de discapacidades para capacitar a funcionarixs, directivxs y dirigentxs gremiales en estos temas. pondremos los esfuerzos tanto en establecer una Modernización del Estado enfocado en la dignidad laboral de las diversidades de sexo, género, orientación sexual, etnia, nacionalidad y capacidad funcional, como también en lograr una participación sustantiva y representativa en proyectos de ley referentes a género y diversidades.

4. Salud mental en el trabajo

La salud mental se ha transformado en la principal causa de enfermedades profesionales y licencias médicas, agudizada por las condiciones de estrés vividas durante la pandemia y que hoy se manifiestan en las relaciones y desempeño laboral. Las instancias formales existentes no son suficientes para abordar las demandas de atención e intervención a nivel grupal y organizacional, por lo que algunas iniciativas que se proponen son: Observatorio de Salud Mental y Ocupacional para la acción y gestión ante Servicio Civil, SUSESO y organismos administradores del seguro de enfermedades y accidentes laborales. Establecimiento de una línea común de capacitación en los planes anuales, en metodología ISTAS y salud mental ocupacional. Generar grupos de apoyo que funcionen inicialmente, al alero de ANEF y posteriormente sean parte del quehacer institucional.

5. Acompañamiento para el maltrato y acoso laboral y sexual.

Uno de los temas más duros con que nos ha tocado lidiar ha sido el del maltrato y acoso, que claramente no se resuelve con un protocolo de denuncia y sanción; se requiere ir más allá, para derribar el componente cultural que sustenta y valida dichas prácticas, generando políticas y medidas que desde la acción sindical  permitan frenar las vulneraciones y avanzar hacia ambientes bien tratantes. Por ello proponemos la creación de un Protocolo Único por sector, la instalación de un staff especializado para el abordaje de los procesos de investigación, y la creación de un modelo de intervención para la reparación de los ambientes laborales dañados.

6. Formación y trabajo en red de bases ANEF.

Es fundamental que quienes cumplimos labores dirigenciales tengamos las herramientas básicas y necesarias que nos permitan cumplir bien nuestra labor. Como todo trabajo remunerado, necesitamos actualizar nuestros conocimientos y perfeccionarlos para cumplir nuestras labores de la mejor manera posible. Por lo mismo proponemos, entre otras medidas, crear una Escuela de Formación para Dirigentxs, que incluya igualmente recursos para cursos o postítulos en materias relacionadas, un aula virtual propia que permita desarrollar capacitaciones online en distintas temáticas de interés, a través de una malla de formación que permita empoderar a dirigentes en su rol. Generar apoyos cruzados en capacitación, con relatores que sean dirigentes y mentorías de otrxs con más experiencia para quienes se incorporan al mundo sindical. Igualmente, creemos fundamental crear un Banco de Buenas Prácticas Sindicales que sirva para alimentar y retroalimentar el actuar sindical de nuestras bases, aprovechando sobre todo la tecnología actual para sistematizar y compartir información.

Carolina Pizarro

Acción Sindical

 

“Hola, soy Camila Bravo, ex trabajadora de Junaeb en el periodo en que Caro era dirigente gremial. Y quisiera presentar mi apoyo para que forme parte de la Anef, porque las agrupaciones necesitan mujeres como ella, que se compromete con valentía y convicción en lo que se requiere como organización, pero aún más importante tiene una empatía y un tacto sensible para que una se sienta partícipe en cada proceso. Mi cariño, gratitud y confianza en la Caro.”

Camila Bravo

“En ese momento de la vida cuando te das cuenta que te echan de tu trabajo sin una buena razón y te encuentras en plena pandemia, en ese momento que que los ves todo oscuro te encuentras con una persona que estuvo dispuesta a escucharte, entregándote no solo apoyo y contención sino hasta arriesgarse al acompañarte a retirar tus cosas en pleno apogeo de la pandemia. Para mí si ella no es una persona que merezca el apoyo no lo merece nadie.”

Sebastián silva

Apoyo campaña a la Anef

 

Galería fotográfica